Cómo se gestó la denuncia para "echar" al juez Ramos Padilla y la estrategia del Gobierno

URGENTE 18 de marzo de 2019 Por
El viernes el Ejecutivo presentó una denuncia ante el Consejo de la Magistratura para remover al magistrado que investiga la existencia de una red de espionaje ilegal.
macri-majul_1.jpg_892523589

La decisión de la Casa Rosada de pedir el juicio político contra el juez federal de Dolores,Alejo Ramos Padilla, luego de su presentación en la Comisión de Libertad de Expresión de la Cámara de Diputados de la semana pasada fue la primer respuesta de Cambiemos ante las denuncias, por los resultados de la investigación del magistrado, de la existencia de un sistema de espionaje ilegal que en esta ocasión tuvo cara, nombre y apellido: el falso abogado Marcelo D’Alessio.

ramos_padilla-2_20190314043502.jpg_138533073

Mediante una carta que lleva la firma del ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, el Ejecutivo denunció ante el Consejo de la Magistratura a Ramos Padilla por considerar que su investigación se encuentra viciada de contenido político.

Entre los factores que analizó la mesa judicial de Cambiemos, conformada por entre otros el jefe de asesores de la Presidencia, José Torello, el parlamentario del Mercosur, FabiánRodríguez Simón, el secretario de Legal y Técnica, Pablo Clusellas, y el mencionadoGaravano, para impulsar esta medida se encontraban el impacto directo en la familia judicial y en la opinión pública.

“Ahora hay que escuchar que tiene que decir y las explicaciones que dé”, le dijo a este medio uno de los integrantes de esa mesa. Antes de esa instancia, que se dará después de que se curse la denuncia, Ramos Padilla estará (el lunes que viene) ante los miembros del Consejo como parte de la entrevista en el concurso para designar al magistrado a cargo de Juzgado Federal 1 de La Plata, que se encuentra vacante desde hace cinco años y que es justamente el encargado de controlar las elecciones en la provincia de Buenos Aires.

“Le van a tirar con de todo”, afirman desde los sectores de los jueces en el Consejo. Esa será la primera apuesta de Cambiemos para quitarse de encima al juez que investiga la presunta extorsión realizada por uno de los fiscales de la causa de los cuadernos de la corrupción kirchnerista, Carlos Stornelli, que se encuentra mencionada en todo el modus operandi que realizaba el falso abogado D’Alessio.

Justamente esa situación, que indica que se trata de una maniobra para silenciar al juez, ya generó denuncias cruzadas durante todo el fin de semana. Pero la verdadera pregunta es hasta dónde habrá una réplica en la familia judicial. “No por nada el fiscal de la causa deD’Alessio ya dijo que se tiene que girar a Comodoro Py para que la instruya (Julián) Ercolini”, analizó un veterano juez federal.

La tesitura que realizó el Gobierno, y que ya tuvo fuertes críticas no sólo en la comunidad judicial sino también en algunos sectores del Consejo de la Magistratura, se basa en dos puntos centrales para sostener: el primero que el magistrado fue parte de “un circo” en donde “puso en riego la investigación, prejuzgó y sacó conclusiones anticipadas” y segundo la suposición de una estrategia coordinada.

En cuanto a su actuación para los representantes del Ejecutivo Ramos Padilla habría puesto en riego su imparcialidad al exponer de la forma de lo que lo hizo en el Congreso. “Ventiló pruebas sensibles, por eso también se está avanzando”, dijeron fuentes de la cartera de Justicia y Derechos Humanos.

La segunda son los movimientos que realizaron dos diputados nacionales de Unidad Ciudadana que coincidiría, según el planteo de Garavano, con cómo se dio la situación con el magistrado. Antes y después de la exposición en la Cámara de Diputados Leopoldo Moreau yAgustín Rossi presentaron dos notas similares en las que le solicitaron al Ejecutivo todos los ítems a los que se refirió el propio Ramos Padilla.

Boletín de noticias